Etiquetas

, , , , , , , ,


INTRODUCCIÓN

Para mi esposa, para mis ex-compañeros de trabajo (Juan, Luisa, Katia…) y otros tantos que conozco en mi entorno, o para cualquier persona cuyo talento no se esté aprovechando por falta de empleo…

Si mi experiencia de la e-búsqueda de empleo puede servir a alguien, para que sepa que existen otros recursos a aprovechar, y para que sepa que existe un nicho para él/ella en el mercado del empleo (porque todos somos distintos), entonces debo de compartirla. Hace unos meses estuve en situación de búsqueda de empleo, y gracias a una técnica que estuve aplicando sin darme cuenta – el “Personal Branding” (marca personal) – encontré un nuevo puesto de trabajo en un tiempo record. ¿Algo de suerte? Probable, pero creanme, la suerte no suele aparecer de la nada: casi siempre se provoca, de un modo u otro.

Octubre de 2011. Cayó la Espada de Damocles, se acabó la burbuja del contrato indefinido: mi puesto desaparece al fin del mes …pero me queda un mes, todavía no estoy en el paro.
Visto fríamente, mi situación, en aquel momento, es la siguiente: tengo 40 años de edad, soy extranjero, y el contexto socioeconómico no es de los más alentadores a la hora de entrar en fase de búsqueda de empleo. Ya que esto puede durar un rato voy a aprovecharlo para autoformarme y ponerme al día sobre temas que quiero perfeccionar o descubrir… uno de estos temas era el marketing online, y lo que se me ocurrió fue, sencillamente, aplicarlo a la búsqueda de empleo.
Uno podría decirse, “¿i yo qué tengo que ver con el marketing? YO no soy una mercancía.”, pero al fin y al cabo ¿qué hacemos cuando buscamos un empleo…? A ver cómo funciona con la marca YO…

  • Producto: “YO soy así, y soy capaz de realizar esto, y YO lo hago mejor que la mayoría porque si miras mi ficha técnica (el CV) YO vengo con las opciones tal…”.
  • Precio: “YO quiero tanto” (y lo valgo).
  • Comercialización: este mes YO envié X candidaturas espontáneas, X cartas de motivación para ofertas de empleo, fui a X entrevistas y a una de ellas casi lo logro… un contrato con fecha de caducidad a XX meses!
  • Comunicación: “YO, experto en esto, X años de experiencia”; de hecho Fulano tal, una de las referencias en el sector, recomienda YO por su gran versatilidad…

En fin, ojalá fueramos consumidores del mercado del empleo y no un producto más en el gran mercado del INEM. Pero mejor aceptar la idea de que somos nuestro producto estrella y, con el fin de que aquello prospere, tenemos que poner a nuestro alcance la mejor estrategia y las mejores herramientas para vender nuestros méritos y lograr la meta. Para ello, la clave está en cada uno de nosotros: cada uno tiene sus talentos propios, sus puntos fuertes, su personalidad… en fin, todos somos distintos y podemos destacarnos:
Afirmándose, volviéndose VISIBLE en SU MERCADO, creando y cultivando su marca personal.

Nicolas Derval

(Todos Derechos Reservados ©)
Anuncios