Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , ,


Untitled3

Visitando las obras del futuro Centro de Interpretación del Distrito de Cieneguilla con Edgar Benavides y Niza Durand, de Petirojo Studios, pude ver por fin un drone en acción y convencerme definitivamente de que las municipalidades ganarían mucho en adquirir uno, de hecho sus aplicaciones civiles en el campo institucional ya es un hecho. Para seguridad ciudadana, para fiscalización o cartografía urbanística, pero sobre todo hasta la fecha, para promoción turística.

De modo general, el drone se puede resumir en las siguientes propiedades:

  • Va adonde no podemos ir, ve lo que no podemos ver, y a final de cuentas nos abre nuevos horizontes
  • Es un medio de transporte para objetos pequeños (ejemplo: cámara HD, transmisor  de señal wifi, hasta Amazon lo usa como mensajero para paquetes...)
  • Borra del mapa los gastos que genera el alquiler de un helicópter  (actualmente en el Perú se puede adquirir un drone de uso profesional a menos de 2000 $).

Promoción Turística

El drone abre nuevas puertas al mundo de la campaña publicitaria para destinos turísticos. Por ejemplo en este spot del Ministerio de Turismo de Uruguay ya podemos ver con que sencillez se puede realizar un video impactante y de muy buena calidad. No obstante en la mayoría de los casos no se dedica el tiempo suficiente a la elaboración del guión y casi todos los videos promocionales se limitan a sobrevolar los atractivos turísticos del destino, con enfoques nuevos pero sin la menor búsqueda de creatividad.

Procesos escenográficos y Visitas virtuales

En este video del Machu Pichu vemos claramente el potencial del drone para el concepto de visita virtual, el cual se integra cada vez más en los procesos escenográficos e incluso empieza a aparecer en CDs didácticos de museos para reemplazar las simulaciones informáticas. Una alternativa interesante, sobre todo cuando hablamos de patrimonio que no reúne las condiciones para poder recibir a visitantes, por motivos de accesibilidad o de conservación. Estamos en la era de la interactividad, ¿por qué no se contemplaría, en un futuro no tan lejano, la visita virtual de sitios inaccesibles para el público, con drones programados para seguir circuitos predeterminados, con un sistema multiopciones que permita al visitante elegir entre varios caminos posibles? Una visita virtual nunca se podrá comparar a una visita in-situ pero de este modo seguiría la sensación de visita “en vivo”, y con este proceso contribuiriamos a la evolución del concepto de interpretación. Una experiencia parecida, con fines de investigación, se realizó en 2002 en Egipto gracias a la robótica… Visitar lo inalcanzable podría convertirse en el gran atractivo turístico de los próximos años, gracias a los drones, si es que nosotros los profesionales del turismo somos capaces de sacarles todo el potencial.

Un vacío jurídico

Hace unos meses la AESA (Agencia Española de Seguridad Aérea) prohibió preventivamente el uso de drones cíviles para fines comerciales (véase comunicado) , lo cual está poniendo las instituciones turísticas y los profesionales del turismo en un aprieto a la hora de promocionar sus destinos con esta tecnología, mientras no se establece un marco jurídico específico. Del mismo modo el comunicado restringe el uso con fines deportivo y de recreo (esto va por los turístas que reemplazaron la videocámara por el drone). Es importante que El gobierno peruano se ponga manos a la obra desde ya y establezca este marco jurídico del uso civil de drones, para evitar que nos pase lo mismo que a España.

Nicolas DERVAL

Anuncios