Etiquetas

, , , , ,


parada-evolucion-mono-hombre-movil-300x158

Desde que existe la Humanidad hemos aprendido a vivir al ritmo de la naturaleza, en armonía con un entorno que nos cuidó, nos dio alimento, nos recordó a veces con dureza (pero siempre con fundamento) cuál es nuestro lugar y papel dentro del complejo equilibrio que rige este planeta. Sin embargo nosotros siempre hemos aspirado a la superioridad, dentro de nuestro propio género y frente a nuestro  entorno. Así es la “naturaleza humana”: prepotente y muchas veces equivocada ; y así descubrimos el cambio climático y su cuenta regresiva (2050).

En este sentido, varias preguntas me vienen en mente:

  • ¿Por qué nos empeñamos a consumir lo equivalente de un planeta y medio, si las consecuencias son tan evidentes? ¿Tanto necesitamos para vivir?
  • ¿Qué tan importantes somos los Humanos, para que pretendamos que la naturaleza se adapte a nuestras necesidades, y no lo contrario?
  • ¿Hasta qué punto nos necesita el planeta? Mejor dicho, ¿en cuánto tiempo la naturaleza tomaría de nuevo las riendas y borraría nuestra huella de la faz de la Tierra (carbono y demás), si la raza humana desapareciera de golpe? Seguro que nos sorprendería…

La primera gran riqueza y necesidad fisiológica del Hombre ya no es el dinero, ni el amor, ni siquiera el crecimiento personal: en realidad la es la energía eléctrica, y sin esta energía todo nuestro mundo y nuestro modo de vida se colapsa al  instante.

Esta energía, felizmente (ya a diferencia de gran parte de lo que consumimos) es renovable, aunque a veces la producimos de modo insostenible, y peor aún, la consumimos sin preocuparnos nunca de las consecuencias. Porque LA NECESITAMOS!

¿Y qué pasaría si tuviéramos que generar nosotros mismos la energía eléctrica que requerimos? De repente nos volveríamos excelentes gestionarios de la misma , no creen? Y quizás por fin nos daríamos cuenta de que en este nuevo mundo ultra-tecnológico cada uno de nosotros tiene que suministrar a 2 personas: el “yo” físico y el “yo” virtual…

No se trata de regresar a la edad de piedra para salvar el Planeta y echar abajo 100.000 años de evolución del Homo Sapiens Sapiens. Sólo se trata de volver a armonizarnos con nuestro entorno, ser conscientes, como siempre lo fuimos antes de la época en que decidimos “industrializarnos”… Esto está nuestro alcance, pero tenemos que hacerlo YA.

Nicolas Derval

Anuncios